El guardar dinero en el colchón, ya no es una opción viable para nuestros ahorros, es dejar el dinero inútil, sobre todo porque no te va a generar nada y la inflación va a hacer que tu dinero valga un poco menos, por esta razón lo mejor es poner a invertir tu dinero.

Pero cuando queremos invertir nos enfrentamos a tres problemas, que nos hacen dudar sobre poner nuestro dinero a trabajar:

El miedo a perder nuestro dinero: No es mentira que existen muchas personas que abusan de las necesidades de las personas y aprovechan para hacer negocios turbios o personas que simplemente se escapan con el dinero de las personas que confiaron en ellos.

No entender cómo se invierte: Ya cuando por fin nos animamos a invertir nuestro dinero, llegamos con personas que nos explican las fluctuaciones de la bolsa, el como comprar y vender acciones y cosas que parecen solo de películas.

No alcanza el dinero: otra razón es que en muchas ocasiones nos piden iniciar las inversiones con cientos de miles de pesos, para poder “tener rendimientos”.

Si te has enfrentado a alguno de estos problemas, lo entendemos y por esta razón es momento de que te unas a Doopla prestes tu dinero y comiences a tener rendimientos justos.

En Doopla puedes confiar: Somos una plataforma móvil que está buscando cambiar las enormes tasas diferenciales que hay en México, por esta razón queremos ayudar tanto a los que piden prestado, con intereses más justos, como a ti inversionista que merece más por su dinero.

Además contamos con muchas medidas de seguridad para asegurarnos que tu dinero vaya a manos responsables, nuestro porcentaje de aceptación de solicitantes es de sólo el 2%, como puedes ver nos aseguramos de seleccionar a lo mejor de lo mejor.

Doopla es sencillo: Para prestar tu dinero en Doopla no necesitas de una maestría en finanzas, es tan sencillo como saber que cantidad quieres prestar y elegir en la plataforma a los múltiples solicitantes en los que puedes invertir, tú eliges las cantidades y a quién prestarle, todo está en tus manos.

En Doopla no necesitas mucho dinero: Para iniciarte como prestamista, no necesitas cientos de miles de pesos; puedes comenzar con tan solo 500 pesos, aunque te recomendamos que sea una cantidad mayor, para que puedas diversificar tu dinero y así poder asegurar buenos rendimientos.

¿Qué esperas para poner tu dinero a trabajar y generar excelentes rendimientos?

FacebookTwitterGoogle+LinkedInGoogle GmailComparte