Qué no hacer a la hora de invertir

¿Sabías que el 51% de los jóvenes prefiere guardar su dinero en casa por considerarlo “el lugar más seguro para ahorrar” en lugar de invertirlo?

Cada día es más real que los jóvenes debemos invertir y ahorrar para establecer nuestras metas a mediano y largo plazo, así como en nuestro retiro en un futuro.

Una de esas posibilidades es invertir el dinero ahorrado.

Y aunque a veces se cree que las inversiones sólo son para empresarios, hoy en día las tendencias y posibilidades financieras se han diversificado a tal grado que es posible comenzar a invertir dinero hasta con dos mil pesos.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que una inversión conlleva riesgos, por lo que te ofrecemos algunos consejos para que tus procesos de inversión sean eficientes.

1.)   Aspirar a grandes rentabilidades con riesgos mínimos: Hay que tomar en cuenta que una inversión prudente y con poco riesgo es muy estable, pero no necesariamente lucrativa. Como también, saber que grandes ganancias pueden suceder a partir de riesgos considerables. Tenemos que hacernos esta pregunta a la hora de invertir ¿qué tipo de inversión quiero hacer? Y ¿a qué nivel de riesgo estoy dispuesto a invertir?, ya sea conservador, moderado o agresivo

2.)   Invertir todos nuestros ahorros sin prevenir percances económicos: Es importante no apostar todo nuestro dinero sin considerar necesidades económicas no previstas en un futuro próximo. En la mayoría de las inversiones, el dinero que se invierte no está a nuestra disponibilidad por algún tiempo. Toma en cuenta esto a la hora de decidir cuánto invertir. Considera invertir la cantidad que no necesitas en el corto plazo..

3.)   Invertir en algo que no conocemos o no entendemos: Es fundamental estar informado sobre el mercado al que nos dirigimos y cómo está posicionado en la economía actual. Estar informado es darle certeza y criterio a nuestro dinero e inversión. Si sabemos que cuesta mucho trabajo ahorrar, ¿para qué darlo a algo que no conocemos bien?

4.)   No diversificar: La finalidad de diversificar es reducir por completo el riesgo que tienen las inversiones como también lograr el máximo rendimiento posible de la inversión. Como se dice coloquialmente “no tener todos los huevos en una misma canasta” es exactamente a lo que se refiere la diversificación en las inversiones.

5.)   No considerar impuestos: A partir de las ganancias de nuestras inversiones también tenemos que considerar obligaciones fiscales. En caso de que haya algunas pérdidas, podemos deducirlas pero a partir únicamente de nuestras ganancias, por lo mismo, sólo después de cumplir con las obligaciones fiscales podemos tomar en cuenta la verdadera rentabilidad de nuestras inversiones.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInGoogle GmailComparte